Ayer por la noche tuvo lugar en la localidad de Medinaceli, Soria, la tradición ancestral, arcaica y cruel del Toro de Jubilo.

La víctima que sufrió las quemaduras, el estrés, la ansiedad, los golpes para intentar apartarse del fuego, el ruido de los petardos de los desalmandos que allí permanecían viendo el sufrimiento del animal, los gritos, risas, la banda de pueblo entonando melodias para ver el maltrato y la crueldad. Todo esto es lo que tuvo que sufrir Andaluz, así se llamaba el toro asesinado este año en Medinaceli.

El alcalde de la localidad, es decir, el que permite el maltrato y el asesinato,porque recordemos que posteriormente es sacrificado, es Felipe Utrilla Dupré (PP).

Mi más sentido homenaje para Andaluz, la víctima que ha tenido que sufrir todo ese dolor. Siento no poder poner una foto de él, por desgracia el Toro de Jubilo no es un “espectáculo” tan conocido como otras atrocidades que se llevan a cabo, y no hay tanta información a cerca de ello. Por eso debemos difundir al máximo para que todas estás estúdidas tradiciones queden abolidas.

Adjunto la noticia publicada por el diario Público.es:

Medinaceli vuelve a encender el sufrimiento en el ‘Toro Jubilo’

Anuncios