Desde que eramos pequeños hemos sido conscientes de que nos alimentabamos de animales y plantas.

La educación que hemos recibido nos ha dado una visión normal a la hora de consumir animales. Nos ha hecho relacionar animales con la comida.

De pequeños, muchas veces, visitamos granjas escuela para poder ver los animales que posteriormente consumimos. Nos hacen creer que viven libres y felices durantes sus años de vida y que posteriormente si que son sacrificados para ser comida.

De esta manera, crecemos con el convencimiento que consumir carne, tampoco está tan mal, no? Los animales viven muy bien durante unos años y luego son sacrificados, sin dolor por supuesto, para ser nuestra comida.

Esto es lo que nos hacen creer y claro está, lo que nosotros queremos creer. Porque aunque nos lo pinten tan bien, pensar en que hay que matar a un animal para luego comerlo, en nuestra conciencia (por muy pequeños que seamos) algo chirría.

La marca de embutidos y productos cárnicos Campofrío, hace ya algún tiempo, hizo un anuncio publicitario que además de ocultar las verdades de la explotación de sus granjas, ridiculizaba la manera de vivir de los vegetarianos. Igualdad Animal les respondió visitando sus granjas y mostrando lo que nadie quiere ver:

Igualdad Animal responde a Campofrío from IgualdadAnimal | AnimalEquality on Vimeo.

Gracias a estos chic@s, que nos muestran cual es la cruda realidad, podemos elegir el estilo de vida que queramos, sabiendo cuales son los 2 lados de la balanza:

La explotación animal o vivir sin necesidad de hacer sufrir o matar a ningún ser vivo. Tu eliges!

Anuncios