Todos los que comemos o hemos comido animales alguna vez en nuestras vidas, realmente somos concientes de lo que eso conlleva?

La realidad es que muchas veces no queremos saber cómo ha llegado ese filete a tu plato, pero que no quieras saber la verdad, no significa que sea un proceso cruel y despiadado.

No giremos la cara a la realidad. Ser valientes y ver lo que realmente ocurre es lo que deberíamos hacer todos, de esta manera podríamos almenos, plantearnos el sufrimiento que provocamos por saborear un trozo de carne, pescado, cualquier animal en general. Luego cada uno es libre de decidir que hacer, si seguir con los mismos hábitos de siempre o cambiar.

De la granja a la nevera es un reportaje, de tan sólo 11 minutos, en el que nos enseña la realidad, tal cual es. Para que cada vez que vayas al supermercado y veas una bandeja de carne o una pata de cerdo colgando, es decir, un jamón ibérico, pienses de donde proviene. No es una simple bandeja con algo dentro, es un pedazo de alguien que quería vivir como tú o como yo, pero por desgracia ha acabado en un matadero.

Farm to Fridge (De la granja a la nevera) – Subtitulado en español from VeganVideos on Vimeo.

Advierto que las imágenes son duras, son tal cual pasa en la vida real.

Otra manera de vivir es posible, no hace falta dañar a nadie para alimentarse, para vestirse, para maquillarse o para cualquier otra situación en la implique el sufrimento de un ser vivo.

Información sobre vivir sin dañar a nadie

Cambiar es posible, y hablo como una recién llegada porque tan sólo hace 3 meses que soy vegetariana (todavía no me he quitado el queso ni los huevos) pero es un comienzo. Y estoy totalmente decidida y convencida que he tomado la decisión adecuada. Mi cuerpo me lo agradece porque me encuentro mucho mejor y moralmente ya ni os cuento!

Es muy duro querer ver la realidad y darse cuenta que no es como esperabas. Yo me autoconvencía que en los mataderos no había dolor y que las vidas en las granjas hacían lo mejor posible por el bienestar de los animales, que los peces no sufrían y que no se experimentaba con conejos, perros, ratones etc. Nada más lejos de la realidad.

En cuanto estuve preparada para conocer la verdad y me documenté, me di cuenta que llevaba engañándome toda mi vida, tratando a los animales que comía como una mera mercancía y no como seres vivos que algún día fueron.

Así que todo mi ánimo para aquellas personas que empiezan a querer ver la realidad y ha plantearse un sistema de vida diferente. Los cambios en nuestra vida pueden ser muy buenos!

Anuncios