El test Draize fue creado hace más de 45 años por John H. Draize, un toxicólogo que trabajaba para la Food and Drug Administration (FDA) de EEUU. Se utiliza para medir la irritación mediante la observación de los daños que causa una sustancia en los ojos y la piel de los animales. Se suelen utilizar conejos albinos por distintas razones: son baratos, fáciles de obtener, tranquilos y no agresivos, fáciles de manipular por el personal del laboratorio, y tienen ojos grandes con lo que facilita la aplicación y observación de los efectos de la sustancia.

En el test Draize de irritación ocular se aplican soluciones de productos directamente en los ojos de animales conscientes, generalmente sin administración de analgésicos. Durante los siete dí­as que suele durar la prueba, los animales sufren un extremo dolor, úlceras y hemorragias, por lo que se los inmoviliza para evitar que satisfagan su instinto de rascarse y lavarse. Para tal fin, también se suelen mantener los ojos abiertos con clips. A menudo, los animales acaban ciegos… cegados por nuestra vanidad. Al final del test, se sacrifica a los animales para evaluar los efectos internos de las sutancias que se han testado.

Las sustancias se mezclan con un compuesto para exagerar la reacción y se aplican sobre la piel o bien se inyectan por ví­a subcutánea, generalmente en conejos o cobayas. El test muestra si la sustancia penetra la piel y causa una reacción alérgica. Es frecuente que se utilicen dosis demasiado elevadas de la sustancia, con lo que se sobreestima la sensibilización.

Estos test a veces no son capaces de detectar las sustancias potencialmente tóxicas ya que puede haber hasta cinco veces de diferencia en la capacidad de absorción de la piel de otros animales y la de los humanos.

Entre los métodos que no utilizan animales y que se consideran como alternativos a éste, destacamos: cultivos de células (obtenidas de cadáveres, biopsias y cirugí­a plástica), Corrositex, Episkin, SKIN2, MATREX, The Fluorescein Leakage Test.

El test Draize ha sido muy criticado no sólo por las asociaciones de protección animal, sino por miembros de la comunidad cientí­fica. A parte de la crueldad implí­cita de la prueba, los resultados resultan muy poco relevantes para predecir los efectos en la salud y la seguridad humanas. Las diferencias anatómicas establecen ya un importante escollo en la extrapolación, a lo que se une las diferencias en la fisiologí­a de ambas especies:

cuadro

Muchas de estas pruebas son totalmente inecesarias. Para poder usar un champú necesito hacer pasar por uno de estos test a algún animal? Es horrible!

Teniendo múltiples alternativas es cruel e inmoral seguir utilizando este tipo de tests.

Aunque desde el pasado 11 de marzo, en la UE está prohíbido la realización de este u otros tests para fines cosméticos y algunos productos de higiene, no debemos promocionar y premiar, es decir, gastar nuestro dinero, en empresas que siguen con estas políticas (aunque el producto de entrada, no lo acaben vendiendo en Europa).

conejos tests

No necesitamos hacer esto! Prueba a informarte y saber si las marcas que utilizas son libres de sufrimiento animal.

Estas son algunas empresas de las que podemos confiar que no hacen estas barbaridades:

Recuerda siempre, que tu dinero es quién financia esto, si dejamos de comprarlo, dejarán de hacerlo!

Fuente: AnimaNaturalis

 

Anuncios