Sigo destapando lo que las grandes marcas de alimentación no quieren que sepamos.

El pastel de la alimentación lo dirigen tan sólo unas pocas marcas y esto hace que jueguen con los consumidores a su antojo. Nos dicten el precio de las cosas, nos hagan creer que no hay comida para todo el mundo, consumamos productos de baja calidad que nos enferman y a ellos les enriquecen…

Siempre los intereses económicos priman sobre la salud y el bienestar de la población.

Os dejo una entrevista a Esther Vivas, del centro de estudios de los movimientos sociales de la UPF, en la que nos explica cómo trata el sistema capitalista a la alimentación, los engaños de la indústria, los efectos que tiene sobre los consumidores y los cambios que podemos hacer para no caer en sus redes.

Anuncios