En No olvidamos os informaba de las últimas novedades con respecto a la situación jurídica del macabro Torneo del Toro de la Vega.

A día de hoy, hay un par de novedades, como siempre, una buena y una mala…

Empecemos por la mala. Como os comentaba, desde la Asociación contra el maltrato del Grupo Mascoteros, se había interpuesto una querella en contra del torneo. Esto es lo que reclamaba la querella:

Querella contra la celebración del TORNEO DEL TORO DE LA VEGA de TORDESILLAS, por la supuesta comisión de un delito de reunión ilícita y otro de tenencia de armas prohibidas contenidos en los arts. 513.2º y 563 CP respectivamente contra las siguientes personas y entidades:

  • Don Pablo Trillo- Figueroa y Martínez Conde, Delegado Territorial de Valladolid de la Junta de Castilla y León: Como supuesto cooperador necesario de los promotores de la supuesta reunión ilícita, art. 514.1 CP, y como supuesto inductor del supuesto delito de tenencia de armas prohibidas, art. 564 CP.
  • Don José Antonio González Poncela, Alcalde de Tordesillas: Como supuesto promotor de la supuesta reunión ilícita y como supuesto inductor del supuesto delito de tenencia de armas prohibidas.
  • Asociación Cultural del Toro de la Vega (ACTV): Como supuesta promotora de la supuesta reunión ilícita y supuesta inductora del supuesto delito de tenencia de armas prohibidas.
  • Patronato del Toro de la Vega: Idéntica imputación que la ACTV.
  • Don Sergio Sacristán Cantalapiedra: Como supuesto asistente a la supuesta reunión ilícita y como supuesto autor del supuesto delito de tenencia de armas prohibidas.

Después de ponerla, se tuvo que reunir la cantidad de 5000€, ya que el juzgado requería de una fianza por ese mismo valor.

Después de todo eso (aquí viene la mala noticia), el juzgado ha desestimado la querella. Las formas que ha tenido son un tanto surrealistas… y cito palabras textuales de la resolución:

el riesgo de asistir al TORNEO DEL TORO DE LA VEGA es el mismo para quien asiste a una carrera de coche o motos…”

Yo he estado en carreras de coches, y que yo me dira cuenta, no vi ningún cuchillo, lanzas u objeto punzante a nadie, básicamente porque si a alguien se le ocurriera hacerlo, se lo llevarían arrestado.

Si queréis leer el resto lo podéis hacer en la web de mascoteros.

Por suerte, Mascoteros no se quedará de brazos cruzados y ya ha puesto en marcha un recurso de amparo al Tribunal Constitucional.

Como siempre, seguiré el caso muy de cerca.

Un breve inciso, si colaborastéis en la obtención de los 5000€ de la fianza que requerían aportando una donación, en la misma web os explican las dos opciones que tenéis: Solicitar el que se os reembolse el dinero o bien no solicitarlo de manera que el dinero que les sobre lo utilizarán para los gastos ocasionados en los nuevos recursos que han interpuesto.

Por otro lado, y vamos con la buena noticia! Desde PACMA nos llega un recurso que pusieron en 2011 (la justicia en nuestro país es muy lenta…) ante las irregularidades que se llevaron a cabo en la celebración del macabro torneo.

Esto es lo que se hizo:

El Partido Animalista interpuso un recurso de alzada contra esta decisión, solicitando una investigación de los hechos. Dicho recurso fue inadmitido por la Junta de Castilla y León, alegando que el Partido Animalista carecía de legitimación activa para interponerlo.

Contra la inadmisión a trámite del recurso de alzada, se interpuso recurso contencioso-administrativo en los Juzgados de Valladolid.

En la Sentencia, que es firme al no haber sido recurrida por el Ayuntamiento de Tordesillas ni por la Junta de Castilla y León, se reconoce que el Partido Animalista sí tiene legitimidad activa para solicitar sanciones en relación con aquellos comportamientos que supongan un perjuicio para los animales.

No es que se haya ganado la partida y se haya declarado ilegal la celebración del macabro torneo, pero son pasitos que se van dando en los que se va dando la razón a lo que es justo.

Con esta sentencia, se reconoce el maltrato que recibe el animal en dicho torneo y dan pie a sancionar a las administraciones que se pasen la ley por el forro y sigan maltratando o asesinando a animales para su disfrute personal.

Si por la lógica y la razón de abolir una tradición tan cruel como la del Toro de la Vega, las administraciones no son capaces de prohibirla, quizás si se les toca el bolsillo con multas cada año que las sigan haciendo, y sólo quizás si esas multas son de una cantidad suficientemente justa, decidan que no les sale a cuenta comprar, torturar y asesinar a un toro en medio de la vega.

Basta de esta atrocidad

Basta de esta atrocidad

Fuente: PACMA, Mascoteros.

 

Anuncios