Cada año somos decenas de miles las personas que visitamos las playas de nuestras costas para disfrutar de ellas.

Pero una vez disfrutadas, parece que nos olvidamos que lo que allí dejamos, allí se queda, y tarda, cómo mínimo, décadas en degradarse.

Seamos un poco más responsables y recojamos todo lo que ensuciamos (eso por lo menos) y si encima recogemos alguna cosa más, mucho mejor!

Las cifras dan miedo. La organización Ocean Conservancy ha catalogado, en diferentes playas del mundo (entre ellas Hawai, Alaska, Sudamérica), los residuos más comunes y los ha contabilizado, este es el resultado:

 

basura

Los océanos cubren un setenta por ciento de la superficie terrestre y constituyen una fuente de recursos indispensable para la vida: proporcionan oxígeno, regulan el clima, absorben emisiones contaminantes, y proveen de alimentos, energía, agua y minerales.

Sin embargo, este recurso vital está en peligro por las prácticas insostenibles que viene desarrollando el ser humano. Uno de los grandes problemas es la basura que llega a los océanos, gran parte de la cual comienza o termina en las zonas costeras.

Piénsatelo dos veces antes de dejar una colilla enterrada o restos de plástico en la arena porque lo que estás ensuciando también es tu casa y tarde o temprano este acto repercutirá sobre ti.

Fuente: Ocean Conservancy, Azul ambientalistas
Anuncios