Su único error fue intentar proteger un espacio natural de manera pacífica.

Los 30 tripulantes del Artic Sunrise de Greenpeace llevan retenidos en una cárcel rusa durante varias semanas.

Su propósito fue el de promover la formación de un santuario en el Ártico, igual que ya se consiguió en la Antártida, pero parece que los intereses económicos de las petroleras son muy fuertes y quieren, a toda costa, destrozar esa región para explotar al máximo  los yacimientos de petróleo que puedan haber.

Una de las activistas retenidas a logrado comunicarse con periodista holandés y nos cuenta cómo esta viviendo este encierro:

He estado esperando, por más de dos semanas, que el guardia me permita llamar a mi familia, una llamada a la que tengo derecho. Pero para esa “tontería” él nunca tiene tiempo.

Los hombres detenidos tienen (o al menos es lo que creo) compañeros de celda rusos.

Tenemos “goeljat” una hora al día, que es lo más esperado de mi día. Es el único momento que podemos recibir un poco de aire fresco, esto es caminar por un espacio de cemento de más o menos 5 x 5 metros. Con suerte puedes ver el cielo a través de una de las grietas del techo.

carcel

Puedes leer la carta entera aquí.

Todos podemos aportar nuestro granito de arena e intentar presionar a las autoridades rusas para que estos 30 valientes no sean injustamente juzgados firmando la siguiente petición:

Pide a las autoridades rusas que pongan en libertad a los activistas y que frenen las perforaciones en el Ártico

No están solos, mostremos nuestro apoyo firmando por su liberación!

Faiza_Oulahsen--ES

Anuncios