Con la llegada del frío, los gatos de la calle buscan mil y un recovecos para permanecer calientes.

Uno de los muchos lugares en los que se suelen refugiar son los coches. Porque está el motor aún caliente, porque entre las ruedas queda un huequecito en el que están resguardados… ellos lo único que buscan es pasar la noche lo más confortable y caliente posible.

Así que, ahora que empieza a hacer frío, tengamos una especial atención a nuestros vehículos, sobre todo si los cogemos de buena mañana.

Revisar las ruedas, pegar algun golpecito en el capó del coche, encender la radio antes de arrancar y darles un margen de unos segunditos para que puedan salir del hueco donde se hayan metido son medidas de precaución que no nos cuestan nada y pueden salvar vidas.

 

callejeritos

Anuncios